Canal RSS

Ensalada de quínoa y edamame

Publicado en

IMG_7086

Durante el invierno pasado –y ante la notoria disminución de la variedad de verduras disponibles- comencé a averiguar qué otras cosas podía comer… Así fue como llegué al edamame, estas vainas de soya inmaduras que  venden congeladas en los supermercados chinos de Patronato y que se pueden comer –virtualmente- de cualquier manera y siempre son ricas.

Es importante aclarar que la vaina no se come, lo que se come son los porotitos que están dentro. Muchas personas los comen de entrada, pues –además de ser riquísimos y muy nutritivos- la preparación requerida es mínima. Se pueden hervir y ya. Los puedes ir sacando uno a uno y comerlos con salsa de soya y semillas de sésamo. Así como en la foto, miren:

Captura de pantalla 2013-03-31 a la(s) 3.21.59

La receta que les explicaré hoy no presenta mayores dificultades y resulta ideal como preparación rápida que puedes hacer cuando llegas a la casa en la noche. De esta manera, te sirve como cena y como almuerzo para el día siguiente. Partamos revisando los ingredientes, está pensado para dos porciones no contundentes.

***

Ingredientes:

  • 1 taza de quínoa
  • ½ taza de edamame
  • ½ cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 tomate
  • 1 zanahoria
  • Albahaca seca o fresca
  • Unas ramitas de apio para picar
  • 6-8 aceitunas
  • Semillas de sésamo
  • Aceite de oliva
  • Limón
  • Sal

Preparación:

Lo primero será preparar la quínoa, esto es lo que yo considero la preparación base de la quínoa. Cuando anden creativos, pueden echarle mil verduras y hacer un guiso, o apanarla y hacerla croquetas… Pero partamos por la base.

1)   Pelen y piquen la cebolla y el ajo. Recuerden quitarle la nervadura verde al ajo, para que no les caiga mal al estómago. Luego piquen en cuadritos pequeñitos.

2)   Sofrían la cebolla y el ajo en aceite de oliva, en una ollita. Recuerden dejar que se caliente el aceite primero, antes de echar las verduras.

IMG_7079

3)   Cuando la cebolla esté poniéndose transparente agreguen la quínoa y salteen, revolviendo, para que no se pegue.

IMG_7080

4)   Agreguen el agua, la proporción es igual que con el arroz. Así que una taza de quínoa, necesita dos tazas de agua.

IMG_7081

5)   Cuando la quínoa esté a medio cocinar, agreguen el edamame y esperen a que ambas cosas estén listas.

IMG_7083

6)   Mientras la quínoa con el edamame se cocinan, pelen la zanahoria y píquenla en bastoncitos. El tomate no lo pelen, sólo córtenlo en octavos y pónganlo en la bandeja del horno con un chorrito de aceite de oliva, sal y un poco de albahaca (yo, usualmente ocupo el horno eléctrico) Antes de poner la zanahoria en la lata del horno, marínenla con aceite de oliva, sal y jugo de limón, durante unos 10 minutos. Pongan ambas cosas al horno hasta que se doren.

IMG_7078

IMG_7077

7)   Cuando la quínoa esté lista, sólo queda esperar que se enfríe un poquito y mezclar. En un bowl, pongan la quínoa con el edamame, las zanahorias y tomates asados, el apio picado y las aceitunas en rodajitas. Aliñen con Aceite de oliva, limón y sal, luego agreguen las semillas de sésamo y ¡están listos! Ahora sólo queda disfrutar de su riquísima ensalada rica en proteínas :D

IMG_7085

Nuggets de zapallito italiano

Publicado en

IMG_0144Hace mucho tiempo que no actualizaba el blog. Han pasado hartas cosas, de hecho. Lo más importante es que me cambié de trabajo y salí de vacaciones. Estuve una semana en Lican Ray con una amiga y me re-enamoré de las ensaladas …Igual, no es que en algún momento haya dejado de amarlas, pero los vegetales recién cosechados son parte de magia del sur.

Hace mucho tiempo –también- tenía la idea de preparar estos nuggets, pues luego de leer varias recetas de nuggets de pollo caseros, descubrí que hacerlos no presentaba ninguna gran dificultad. Pensé en diversos reemplazos para el pollo, pero finalmente me decidí por el zapallito italiano, pues no suelo ocuparlo en preparaciones de este tipo y supuse que podría ser algo desafiante y por lo mismo, más entretenido.

Las cantidades y porciones para esta receta son algo confusas, pues como era la primera vez que los preparaba, no sabía lo EXTREMADAMENTE LLENADORES (y ricos) que eran. Y –como si eso fuese poco- siempre me resulta complicado cocinar sólo para uno. A pesar de que este mes se cumple un año desde que dejé de comer animales y tuve que empezar a cocinar cosas diferentes al resto de mi familia, sigo creyendo que tengo que cocinar para todos, por lo que cuando cocino para uno, realmente cocino para dos o tres… y a veces más.

Las buenas noticias son que –al igual que las hamburguesas de lentejas- los nuggets se pueden preparar y guardar en el freezer para consumir un día en el que tengan cero ganas de cocinar… Y si tienen hamburguesas de lentejas y nuggets de zapallito en el freezer, ¿qué más necesitan? Nada, sólo ganas de comer :)

***

Ingredientes:

  • 1 zapallito italiano mediano
  • 2 marraquetas (duras, pero buenas) o una bolsa de pan rallado
  • ¾ taza de avena
  • ½ cebolla
  • ½ cucharadita de pasta de ajo o un diente de ajo.
  • Harina (sin polvos)
  • Un huevo batido (reemplazable por agua)
  • Sal
  • Salsa de soya (opcional)

***

Preparación

  1. En caso de que tenga las dos marraquetas en lugar del pan rallado, lo primero será rallar una y poner a remojar la otra en agua. Es importante procurar que el agua cubra completamente el pan. Si tiene el pan rallado, puede saltarse este paso.
    .
  2. Cubrir de agua hirviendo la avena y reservar.
    .
  3. Picar la cebolla finita y el ajo en cubitos pequeños. Poner a calentar un chorrito de aceite en un sartén. Cuando ya esté caliente, vaciar la cebolla y el ajo (los cubitos o la pasta) y cocinar hasta que la cebolla se caramelice. Reservar.
    IMG_8800
    .
  4. Rallar el zapallito italiano. Luego de rallarlo es muy importante escurrirlo, pues bota mucha agua. Tomen el zapallo rallado de a puñados y aprieten hasta que escurra toda el agua. Vayan vaciando el zapallo escurrido en un bowl. No escurrirlo puede causar un verdadero desastre al tratar de freír los nuggets, así que por ningún motivo se salten este paso.
    .
  5. Repetir el proceso de escurrir con la marraqueta que se estaba remojando, procurando quitar la costra del pan y dejando sólo la miga. Vaciar la miga escurrida al bowl y unir con el zapallito y el sofrito. En caso de que haya elegido usar pan rallado, agregue el pan rallado  y mezcle hasta formar una masa medianamente consistente.IMG_0136
    .
  6. Agregar la avena que teníamos reservada a la masa y mezclar.
    .
  7. Ahora que la masa está lista, agregamos sal y salsa de soya y la reservamos. Ponemos un plato con el huevo batido (o el agua), otro con harina y último con el pan rallado. Éstas serán las tres etapas del empanizado.
    .
  8. Formamos bolitas del tamaño de una trufa, con ayuda de una cuchara y nuestras manos. Pasamos la bolita primero por la harina, luego por el huevo (en caso de que usen agua, no echen la bolita al agua, sino que con una cuchara humedézcanla un poco) y luego por el pan rallado. Intenten que se adhiera la mayor cantidad de pan rallado posible, pues de esta manera quedarán más crujientes. Yo les di forma de típico nugget, pero ustedes pueden hacerlos de la forma que quieran.IMG_0140
    .
  9. Finalmente, los freímos. (Y colocamos los nuggets que no nos comeremos en una bandeja, los envolvemos en alusa y al congelador) Yo los serví con quínoa, pero siéntase libres de acompañarlos con lo que quieran. Papas fritas, ensalada, puré, etcétera. Todo le viene bien a estos nuggets.IMG_0143
    .

Saludos, Anchubou :)

Hamburguesas de lentejas

65059_10151229149364139_668263744_n

Las hamburguesas de soya marca Vegetalex son muy ricas. Son ricas, tienen un precio decente y son ideales para cuando tienes cero ganas de cocinar. Suena ideal, ¿no? Pues si, suena perfecto. Pero, lamentablemente, no todo lo que brilla es oro y como bien sabemos, casi toda la soya que viene desde Argentina es transgénica. Vegetalex no es la excepción.

Por ese motivo, después de pasar varios meses comiéndolas por lo menos una vez a la semana, cuando recién me había vuelto vegetariana, hoy ya no las como.

¿Qué hacer, entonces, cuando llegas a tu casa sin ganas de cocinar y sólo con la energía suficiente para poner a calentar el aceite para freír una hamburguesa congelada? Sacar del congelador una de las hamburguesas hechas por ti y freírla. ¿Qué? ¿Qué no saben hacer hamburguesas? Eso no es problema, hoy aprenderán. Pero antes… detengámonos a pensar en las lentejas.

Las lentejas son lo más cercano a una bendición que tenemos, no sólo los vegetarianos, sino todos. Tienen vitaminas A, B1, B2, B3, B6, C y E. Además de proveer minerales como potasio, fósforo, calcio, hierro, zinc, selenio, magnesio, cobre, manganeso y sodio.

Como si eso fuese poco, una taza de estas legumbres cocidas contiene aproximadamente el 90% del requisito diario de ácido fólico y 63% del de fibra. Y según un estudio realizado por la revista “Breast Cancer Research and Treatment”, por su alto contenido en ácido fólico, las lentejas son un alimento idóneo para prevenir el cáncer de mama. De la misma manera, según los comerciales de yogurts laxantes, la mayoría de las mujeres tienen problemas de tránsito lento, por lo que la fibra nunca estaría demás, así evita consumir componentes falsos como esos “acti-regularis”

Si los datos anteriores lo hicieron pensar que las lentejas son un alimento más beneficioso para las mujeres que para los hombres, sepa que éstas además aumentan el deseo, la potencia sexual y la producción de esperma. Por lo que las lentejas pueden ser un buen afrodisiaco (olvídense de las ostras)

Así que ya sabe, si es diabético, tiene anemia, problemas de colon o simplemente quiere proteger su corazón, reducir en un 38% las probabilidades de tener un ataque cardiaco, bajar su colesterol, reducir la presión arterial, mejorar el tránsito intestinal, prevenir la osteoporosis y la descalcificación; y además poner más bonito su pelo, piel y uñas… incluya lentejas en su dieta diaria.

Ahora, está claro que a muy pocas personas le gustan las lentejas y es por eso que este tipo de recetas son tan útiles. Les prometo que ni se darán cuenta de que están comiendo lentejas.

Las cantidades están pensadas para dos personas con hambre.

***

Ingredientes:

  • 1 taza de lentejas crudas (o 2 de lentejas ya cocidas)
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 diente de ajo
  • 1 zanahoria
  • ramitas de perejil
  • 1 puñado de almendras naturales
  • harina o pan rallado
  • sal a gusto
  • aceite para freír

Preparación:

  1. Lo primero que necesitarán es dejar remojando las lentejas la noche anterior, pues necesitan entre 6 a 8 horas de remojo. Luego de eso, las hierven. Si ya tienen las lentejas cocidas, tienen la mitad del trabajo listo...
    .
  2. Piquen en cuadritos pequeños la cebolla y el diente de ajo. Recuerden quitar la nervadura verde del ajo, para que éste no les caiga pesadoIMG_8797
  3. Rallen la zanahoria por el lado fino del rallador y piquen el perejil finito.IMG_8799
  4. Pongan un chorrito de aceite en un sartén y luego de que el aceite se haya calentado, echen la cebolla y ajo.IMG_8800
  5. Cuando la cebolla comience a ponerse transparente. Echen la zanahoria y el perejil. Aliñen con sal y prueben. Esto es lo que dejará sus hamburguesas sabrosas.IMG_8801
  6. Pongan en un multiprocesador las lentejas y las almendras y muelan hasta que quede con la consistencia de una pasta.IMG_8803IMG_8804
  7. Ahora, en un recipiente, unan la pasta con el sofrito hasta que todo quede integrado en una mezcla homogénea.IMG_8806
  8. Agreguen pan rallado o harina (yo usé harina integral), hasta que la mezcla esté lo suficientemente moldeable como para forman las hamburguesas. Luego de esto, formen las hamburguesas.IMG_8808
  9. En un sartén pongan aceite suficiente como para freír. Con las cantidades especificadas, debiesen salirle entre 4 a 6 hamburguesas, dependiendo de cuán grandes y gorditas la hayan armado. Fríanlas.IMG_8810
  10. Ahora ya tienen listas sus hamburguesas, pueden comerlas en pan –tipo comida chatarra, como la foto de arriba, en pan toscano… ¡ÑAM-ÑAM! – con arroz o fideos, con ensaladas, etc. Como dato extra, les puedo contar que si acompañan estas hamburguesas con un vaso de zumo de naranja, pomelo o limón, permitirán que su cuerpo absorba de mejor manera los minerales.

¡Qué tengan un buen último día del año!
Saludos, Anchubou -alias “Vegetariana Hambrienta”

Complejas lentejas

15

Las hojas verdes que ven en la foto son berros. Amo los berros, porque son unos de esos alimentos que me hacen sentir visionaria, como el merquén y los digüeñes, porque como mi familia por el lado de mi papá es del sur, estoy acostumbrada a consumirlos desde pequeña. Bueno, el merquén obviamente no lo consumía desde pequeña, pero lo conocía.

Las lentejas para mi son mas bien lo contrario. Nunca me gustaron mucho (mis legumbres favoritas son las arvejas partidas y los garbanzos) y comencé a comerlas más seguido, casi por obligación, después de que dejé de comer animales. Porque sabía que tenía que consumir proteínas y no se puede comer champiñones todos los días, aunque las ganas estén :P

El punto es que, como muchos otros alimentos, las lentejas no tienen sólo una preparación y son mucho más complejas de lo que pensamos. Cuando supe que podía comerlas de otras maneras que no fuese en guiso, me alegré bastante. Crema, brochetas, hamburguesas y un largo etcétera. Ls lentejas son mucho más versátiles de lo que yo creía y ahora las amo un poquito. Un poquito harto, para ser honesta.

Demás está decir que antes de ser vegetariana JAMÁS comí lentejas en verano. ¡Jamás! Y es que nunca se me había ocurrido comerlas en preparaciones más frescas, como en ensalada. Se me ocurrió hace un par de meses cuando probé una ensalada de garbanzos que hizo que me enamorara de una manera aún más profunda de esas maravillosas legumbres amarillitas. Ahí fue cuando me dije a mi misma: “Why not?”

Las cantidades en esta receta están pensadas para dos personas.

 

***

Ingredientes:

  • 1 taza de lentejas (ya remojadas y cocidas)
  • 1 zanahoria grande
  • 1 cebolla pequeña (o ½ cebolla grande)
  • 2 tomates medianos
  • 1 palta
  • 2 puñados de brotes de alfalfa
  • Queso crema (opcional y la cantidad es variable, depende de su fanatismo)
  • Semillas de sésamo
  • Aceitunas para adornar
  • Berros (si compran en el supermercado, pueden comprar berros hidropónicos que vienen  limpios)
  • 1 ó 2 hojitas de albahaca fresca
  • Aceite de oliva
  • Jugo de limón
  • Sal

Preparación:

La preparación de esta ensalada es bastante sencilla, y si están apurados bien podrían picar todo, mezclar y listo. Pero acá les mostraré cómo hacerla paso a paso y armarla con una presentación bonita.

  1. Necesitarán remojar las lentejas la noche anterior para poder cocinarlas al almuerzo. Lo normal es dejarlas en remojo 6 a 8 horas, pero también venden unas que no necesitan remojo (marca Martini), pero tengan cuidado con esas porque son muy blanditas y se deshacen fácilmente al hervirlas, así que hay que cocerlas a fuego lento. Cuando las lentejas ya estén hervidas, escúrranlas en un colador y déjenlas enfriar.

    00

  2. Pelen, laven y corten la cebolla en juliana (o pluma) Luego de eso, pónganla en un colador y amortígüenla.

    .

  3. Laven los tomates y córtenlos en octavos.

    03

  4. Pónganlos en la lata del horno con un chorrito de aceite de oliva y sal. Pónganlos en el horno hasta que se asen. Yo ocupo en horno eléctrico porque es más pequeño, pero el horno normal también funciona bien.

    04

  5. Laven, pelen y rallen la zanahoria. Luego pónganla en un recipiente junto  con las lentejas, una vez que estén frías.

    05

  6. Por mientras, en los platos que servirán, partan la palta en dos y vayan cortándola en rodajitas. Ocupen una mitad en cada plato.

    06

  7. Piquen las hojitas de albahaca y agréguenla a las lentejas con la zanahoria.

    07

  8. Laven los brotes de alfalfa y agréguenlos a la mezcla.

    08

  9. Ahora que la cebolla debiese estar amortiguada, apriétenla, lávenla y agréguenla a la ensalada.

    09

  10. La mezcla ya está lista. Pueden aliñarla con limón, aceite de oliva y sal. Revuelvan bien y sirvan en medio de las láminas de palta. La mitad en cada plato.

    10

  11. Retiren los tomates asados del horno y pónganlos sobre las lámina de palta.

    11

  12. Ahora viene la parte opcional, pero entretenida. En un plato pequeño, vacíen unas pocas semillas de sésamo.

    12

  13. Hagan bolitas de queso crema y pásenlas por las semillas para que les queden así.

    13

  14. ¡Ahora a adornar! Pongan las hojitas de berros sobre la ensalada y adornen con las bolitas de queso crema y las aceitunas.

    14

  15. Ya está lista su completísima ensalada de lentejas. Cómanla sabiendo que están consumiendo, proteínas, hierro, complejo vitamínico B, vitamina A y C, ácido fólico y calcio :)

Ceviche de champiñones y zapallitos italianos

20121216-055811 p.m..jpg

Los champiñones y los zapallitos italianos son dos de mis vegetales favoritos, pues son una maravillosa mezcla entre rico sabor, versatilidad y nutrición. No explicaré ni lo del rico sabor, ni las ventajas nutricionales de estos alimentos, porque el sabor lo descubrirán al probar esta receta y la información nutricional pueden encontrarla en los links de arriba.  Pero si les puedo decir el porqué de su versatilidad: Hay miles de preparaciones posibles: budines, ensaladas, cremas, salteados, a la parrilla y un larguísimo etcétera.

Para esta época del año, nada mejor que una preparación fresca, rápida y fácil como el ceviche. El resultado final es exquisito e incluso a todo mi círculo no-vegetariano le encanta y lo comen sin echar de menos el pescado :)

Ésta es una de esas comidas que sirven para hacer lobby jajaja, cuando te dicen: “Comiendo este tipo de cosas, yo igual podría ser vegetariano/a”, el mismo tipo de comentarios que obtengo cuando preparo hummus, o quiché de champiñones (ya subiré esa receta)

No necesitarán muchas cosas para preparar esto y la cantidad está pensada para cuatro personas -si lo quieren servir como entrada- y para dos (o incluso una, si son buenos para comer y están con MUCHA hambre) si lo quieren como plato principal.

***

Ingredientes:

  • 1 bandeja de champiñones comunes (200 grs)
  • 1 zapallito italiano (o 1/2 si es que es grande)
  • 1/2 cebolla
  • cilantro a gusto
  • 1/2 vasito vinero con jugo de limón
  • aceite y sal

Preparación:

Lo primero que necesitarán hacer es lavar y picar los champiñones y el zapallito. Yo prefiero picarlos en cuadritos, pero hay quienes prefieren picar los champiñones en cuartos. Si los picarán en cuadritos, primero arranquen el tallo, córtenlo en rodajitas y luego pican el sombrero en cuadritos. El zapallito italiano también deben picarlo en cuadritos.

Pongan los vegetales picados en un recipiente y agreguen el jugo de limón. Revuelvan bien y dejen reposar.

Corten la cebolla en pluma (o juliana), para esto necesitarán pelar la cebolla y cortarla por la mitad a lo largo, es decir desde el moñito al tallo. Tomen una de las dos mitades y comiencen a cortar láminas finas en la misma dirección que partieron la cebolla, pero cortando sólo de una mitad. Este corte se realiza en el aire, pero también hay un corte en juliana que se puede hacer en la tabla de picar y que mucha gente lo considera más fácil. Acá hay una guía paso a paso.

Hay muchas maneras de evitar llorar mientras picamos la cebolla. Yo prefiero dejar un hilito de agua corriendo y ponerme cerca del agua. Aunque hay gente más extrema que usa lentes de soldar.Y gente más loca, que se pone el moñito de la cebolla arriba de la cabeza. Ustedes elijan la manera que les parezca más conveniente.

Cuando ya tengan la cebolla picada, pónganla en un colador, agreguen 1/2 puñado de sal, apriétenla y esperen unos 5 a 10 minutos antes de enjuagarla bajo agua corriente, mientras la aprietan nuevamente.  He escuchado que a este proceso se le llama “amortiguar la cebolla” y sirve para que puedan comer cebolla cruda, sin morir en el intento sin sentirle un sabor muy fuerte.

Luego de enjuagar la cebolla, pueden agregarla al recipiente donde tienen los champiñones y el zapallito. Ahora sólo les queda picar el cilantro, agregarlo y terminar de aliñar con aceite y sal. Si bien la cebolla está enjuagada, puede estar un poco salada, así que tengan esto en cuenta a la hora de aliñar.

Finalmente, revuelvan bien todo y dividan en pocillos pequeños para servir.

¡Disfruten su rico y saludable ceviche de verduras!

Avena maravillosa

IMG_8550

Hace relativamente poco incluí la avena en mi dieta diaria. Hace poco, porque antes la encontraba mala y algo fome. Creo que nunca la comí de la manera correcta, como me pasó con el mote, que nunca me interesó hasta que lo probé en preparaciones saladas. La avena es maravillosa, es un alimento muy completo y versátil, la ocupo incluso para preparar tortillas, pues reemplaza al huevo.

Muchas personas me han preguntado últimamente por cómo preparo la avena que consumo al desayuno. La verdad es que es bastante fácil y más fácil aún si compran avena instantánea.

Lo mejor es que es saludable, una manera real de tener un desayuno balanceado y bastante liviano, pero “llenador”. De hecho, eso es lo que más me gusta de desayunar avena. Mis días normalmente comienzan temprano y terminan tarde, por lo que el hecho de que el desayuno me mantenga bien hasta la hora de almuerzo es maravilloso. Esto es algo que ningún sándwich les entregará. Créanme, yo probé muchísimas mezclas de sándwich, pero a eso de las 11 ya moría por almorzar o comprarme un pastel para aguantar hasta la hora de almuerzo.

Para integrar en su dieta todas las maravillosas propiedades de la avena, sólo basta con que prepare dos o tres cucharadas al desayuno. Ahora, aún mejor si  agrega frutas y frutos secos (a la mezcla se le llama “muesli“) porque así, además de quedar riquísima, agrega vitaminas y otros nutrientes (Recuerden que las almendras tienen calcio, así evitan tomar leche de vaca que –según supe hace poco- viene mezclada con sangre. Es bastante obvio, si lo piensa. Cualquier mujer que haya amamantado sabrá que si le sobreexplotan las glándulas mamarias, sangrará. Además viene con hormonas falsas, las que le inyectan a la vaca para prolongar la “lactancia”, lactancia entre comillas porque nunca tiene la oportunidad de amamantar a su ternerito)

Bueno, dejémonos de blablá y revisemos qué necesitamos para preparar este desayuno de dioses.

***

Ingredientes:

-       2 cucharadas de avena (tradicional o instantánea)

-       agua

-       1 cucharadita de miel o las gotitas de stevia que estime conveniente

-       1 a 2 cucharadas de chía

-       1 a 2 frutas picadas a elección

-       1 puñado de frutos secos

***

Preparación:

Si usted compró avena tradicional, necesitará hervir un poco de agua. Si compró avena instantánea no es necesario. Yo normalmente ocupo tradicional, porque cocino harto con ella.

  1. Ponga dos cucharadas de avena en un pocillo lo suficientemente grande como para contener dos frutas picadas dentro.IMG_8544
  2. Mientras espera que el agua hierva, pique las dos frutas que ha seleccionado, yo elegí pera y ciruela en esta ocasión, pero he usado: durazno y frutilla, plátano y guindas, manzana y arándanos, etc.IMG_8545
  3. Cuando el agua haya hervido, agregue la cucharadita de miel a la avena y luego de eso el agua hervida (si su avena es instantánea puede reemplazar el agua por jugo de frutas o agua fría), procure que la miel se deshaga y que la avena quede con la consistencia de una papilla.IMG_8546 IMG_8547
  4. Ahora agregue la chía y mezcle.IMG_8548
  5. Posteriormente, añada la fruta picada.IMG_8549
  6. …Y luego, los frutos secos, almendras en mi caso, para un final maravilloso.IMG_8550
  7. Ahora disfrute y siéntase saludable ;)

Baba Ghanoush

Publicado en
BabaGhanoush


¡Exquisito!

El baba ghanoush es una puré de berenjenas asadas que sabe maravillosamente. Es medio amarguito –como la berenjena- pero tiene un sabor muy interesante. Hay gente que lo come como acompañamiento también. De hecho, hay quienes dicen que queda muy rico con carnes… pero yo no sé si eso sea verdad, pues la primera vez que comí baba ghanoush ya era vegetariana.

En esta época puede ser algo difícil conseguir berenjenas (yo no encontré en la feria y tuve que comprar en el supermercado, donde estaban bastante caras), así que puede que quieran reservar esta receta para otro momento del año. Si ya las tienen, vamos con la receta :)

Ingredientes:

  • ½ kilo de berenjenas (2 ó 3, dependiendo del tamaño)
  • 1 o 2 dientes de ajo (depende de cuán aliñado lo quieran)
  • 2 cucharadas de tahini
  • aceite de oliva
  • jugo de limón
  • un ramito de perejil
  • sal a gusto

Preparación

Si ya tienen preparada la salsa tahini, esta receta no debiese tomarles mucho tiempo. Lo primero que tendrán que hacer será partir las berenjenas a lo largo (con cáscara y todo) ponerlas a asar, junto al diente de ajo, con un chorrito de aceite de oliva y sal.

Una vez que estén asadas, déjenlas enfriar un rato y retiren la cáscara, no será necesario que las pelen con un cuchillo, debiese desprenderse fácilmente al tirarlas con los dedos.

Necesitarán nuevamente usar la Mini Pimmer o algún otro procesador de alimentos. Pongan las berenjenas, el ajo y el aceite de oliva en el vaso y a moler se ha dicho. Una vez que la pasta ya esté homogénea, agreguen el jugo de limón, el perejil y el tahini y muelan de nuevo. Cuando ya esté todo mezclado, prueben si está bien de sal (recuerden que al asar las berenjenas, les pusimos sal) ¡y ya tienen listo su baba ghanoush!

Ahora pueden ir a comprar unas crackers y ponerse a picotear :)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.557 seguidores